El embarazo es una de las etapas más hermosas para los hombres, pero sobre todo para las mujeres. Esto aplica, generalmente, cuando la pareja habla, se organiza y, finalmente, buscan al bebé, pero en caso contrario, no es tan maravilloso como debería.

Cómo saber si estoy embarazada sin hacerme una prueba

Hay casos, en los que la preñez no es deseada. Un estudio arrojó que el 38 por ciento de las mujeres en el mundo tienen embarazos no programados y, de esa cifra, un 16% son parejas jóvenes. El tres por ciento de estas gestaciones terminan en abortos por no estar al tanto de su estado de salud, es decir, por mujeres que no saben que están en estado y no se cuidan.

Si te preocupa que tu periodo menstrual  aún no toca la puerta, tienes más deseos por la comida, tu abdomen está un poco más grande, te dan náuseas, pechos hinchados, entre otros síntomas debes tomarlo con calma ¿con calma? Sí, respira. Esto apenas es para que estés atenta, pero no quiere decir que estás embarazada, hay chicas que presentan todas estas especificaciones y no están gestando. Así que no te guíes simplemente por estas señales.

Las pruebas más seguras, aprobadas y recomendadas por los especialistas para descartar si estás embarazada o no son:

 Prueba de sangre: Los especialistas afirman que es la más confiable y nunca se equivoca.

Prueba de ultrasonido: La puede hacer solamente tu ginecólogo de confianza o cualquiera que tenga el equipo adecuado. Es confiable, sin embargo, el doctor puede equivocarse (en algunos casos).

Prueba urinaria de la hCG (farmacias): Ésta es la menos confiable de las tres, sin embargo, por años se han usado.

Los médicos, doctores y especialistas afirman que las pruebas o test caseras no sirven para diagnosticar un embarazo. Las catalogan como mitos o casualidades y destacan que solo se deben confiar en los tres métodos antes explicados.

No obstante, para ayudarte a salir de dudas vamos a crear cinco retos que debes rebasar para descifrar si estás embarazada “sin hacerme una prueba” ¡Suerte!

Reto 1: La prueba del péndulo

En este primer reto necesitarás la ayuda de otra persona. Lo que debe hacer tu acompañante  es colgar un péndulo por encima de tu barriga. Si se queda quieto el resultado es negativo, en caso contrario, si se mueve, estás ante un resultado positivo.

Reto 2: La prueba del aceite

Esta segunda prueba es sencilla y práctica, además de que solo necesitas un envase de cristal, tan solo un poco de aceite (preferiblemente aceite de oliva) y tu primer orine del día en ayuna.

Lo primero que debes hacer es limpiar muy bien el recipiente de cristal y dejarlo secar, una vez que hayas hecho esto, orinas dentro y lo dejas reposar al natural. Ya frío, deberás echar, con una cucharilla o un gotero bien esterilizados, dos gotitas de aceite. Recuerda, preferiblemente de oliva.

Finalmente, si ambas gotitas se unen estás embarazada mientras que si se mantienen separadas superaste el segundo reto.

Reto 3: La prueba del cloro

Si estás aquí es porque superaste el segundo paso, ahora viene la tercera prueba. En esta ocasión también utilizarás tu orina y un envase, pero a diferencia del aceite, usarás cloro quién te ayudará a descubrir si estás gestando o no.

Lo que debes hacer es orinar en el vaso, recordando que el pis debe ser  el primero del día en ayuna y el vaso de cristal debe estar esterilizado. Mézclalo  con cloro y luego de unos 10 o 15 minutos mira su color. Si tiene una tonalidad diferente la usual, estás embarazada, de lo contrario superaste el este reto.

Reto 4: La prueba de la pasta de dientes

¡Genial! Ya estamos finalizando los retos de si estás embarazada “sin hacerme una prueba”. Aquí debes usar una pasta dental y de nuevo será indispensable tu orina. Lo que deberás hacer es mezclarlo todo en un envase esterilizado y de cristal. Luego de hacer esto, deberás esperar varios minutos a que repose y ver los resultados.

Si el color de la mezcla es azul o azulado, el resultado es positivo y estás embarazada, de lo contrario volviste a pasar el reto y puedes  avanzar al último.

Reto 5: La prueba de la orina

En esta prueba no hace falta más nada que tu propia orina y ser muy observadora con respecto a nuestra prueba.

¿Qué debes hacer? Fácil, recoge tu orina en un envase de cristal, siempre y cuando sea el primero del día y no hayas comido nada, mételo en la nevera durante las próximas 24 horas y, al sacarlo, debes observarlo muy, pero muy, bien.

¿Qué ves? ¿Una pequeña capa blanca? Entonces estás embarazada, sino felicidades pasaste el último reto.

Ahora que cumpliste con el reto de si estás embarazada “sin hacerme una prueba”  ¿Cuáles fueron tus resultados?

Artículos Relacionados

Deja su comentario o duda