La mayoría de las mujeres gestantes sufren dolor de espalda en algún momento del embarazo.  El dolor en la parte inferior de la columna comporta una de las molestias más frecuentes durante el tercer trimestre, ya que esta parte de la espalda varía hasta 28 grados su curvatura para lograr compensar el aumento de peso de la zona abdominal y mantener el centro de gravedad estable.

remedios caseros para combatir los dolores de espalda en el embarazo

La espalda de la futura madre va experimentando una adaptación progresiva en los últimos meses de gestación, apareciendo una curvatura (lordosis lumbar) que desaparecerá tras el parto.

La mayor parte del peso de la embarazada se concentra en la parte inferior de la pelvis, junto con el incremento del volumen abdominal.  Por esta razón, se produce una tendencia natural a inclinar el cuerpo hacia delante, la cual es compensada inconscientemente por una posición hacia atrás de la parte superior del cuerpo, por encima de la pelvis, equilibrando el centro de gravedad y aumentando la lordosis de la zona lumbar.  Sin  esta adaptación morfológica,el embarazo supondría una carga mucho mayor para los músculos de la espalda.

Los investigadores han logrado descubrir cómo la curvatura lumbar se va incrementando debido a que las articulaciones de las mujeres son más largas que las de los hombres y a la intervención de tres vértebras en esa zona en particular. La naturaleza es muy sabia, y la anatomía femenina se prepara para los cambios que comporta el período gestacional, pero aun así, el dolor de espalda suele aparecer con bastante frecuencia.

Prevención y alivio del dolor de espalda durante el embarazo

A pesar de este proceso natural de adaptación, los dolores en la espalda se producen habitualmente cuando la barriga crece mucho, ya que supone una gran carga para los músculos lumbares.

Entre los factores que favorecen la ocurrencia de estas molestias se encuentran la relajación de los músculos del abdomen, la falta de firmeza en los glúteos, el exceso de peso y el sedentarismo. Lo más recomendable es que la mujer embarazada evite tener sobrepeso, haga ejercicios regularmente que incluyan estiramientos de la columna, no use zapatos de tacón alto, no cargue peso e intente adoptar posturas adecuadas.

Artículos que me ayudaron a mi y a muchas mujeres embarazadas:

En caso de sufrir de estos malestares, además de las alternativas farmacológicas y terapéuticas, existen las opciones naturales las cuales no afectarán la salud de la madre ni del bebé.  A continuación te ofrecemos 4 remedios caseros para combatir los dolores de espalda en el embarazo:

1.- Frío y calor: Poner unos trozos de hielo envueltos en un paño y aplicar en la parte afectada por unos 20 minutos, después, aplicar una toalla mojada con agua caliente sobre la misma zona, por otros 20 minutos más. Si se pierde el calor de la toalla, mojarla de nuevo con agua caliente. Este proceso debe realizarse varias veces al día, durante por lo menos 2 días. El calor debe aplicarse solamente cuando el dolor de espalda es crónico y no es producido por alguna lesión, ya que puede aumentar su inflamación.

2.-Masajes: Si se cuenta con alguien que pueda dar un masaje, éste es otro remedio muy efectivo para ayudar aliviar el dolor de espalda crónico producido por la carga que comporta el embarazo. El aceite de sándalo es un relajante natural y si se combinan una serie de masajes con este aceite, se puede lograr una mejoría inmediata. Este tipo de aceites también puede proveer una relajación mental y ayudar a que se destensen los nervios de la espalda que se encuentran afectados. También pueden usarse cremas comerciales mentoladas especiales para aliviar el dolor de espalda o preparar un aceite masajeador casero mezclando una cucharada de aceite de coco con cuatro gotas de aceite esencial de menta.  Vale destacar, que estos masajes deben hacerse con especial cuidado, tomando en consideración lo delicado que es el estado de gravidez.

3.-Vinagre y romero: Poner a hervir 1 litro de agua mezclado con 1/4 de litro de vinagre y 2 puñados de romero durante 5 minutos.  Dejar reposar por 5 minutos y mojar un trapito o un poco algodón con la solución y aplicar sobre la parte adolorida.  Esta mezcla es relajante y analgésica, no comportando ningún riesgo para la madre ni para el bebé

4.- Infusión de castaña de indias: Esta infusión puede ayudar a fortalecer la espalda, si se toma de manera diaria.  Agregar 3 gotas de castaña de indias en un vaso de agua caliente y tomar antes de irse a dormir.

Recomendaciones

  • Mantener un peso saludable.
  • Realizar ejercicio físico para incrementar la masa muscular y fortalecer los músculos que soportan la columna y el peso de la barriga.
  • Consumir suficiente Calcio, Vitamina D y Magnesio en la dieta para evitar la osteoporosis y retrasar su aparición.

Mantener una postura correcta al sentarse, caminar y dormir y alternar las posiciones para evitar la fatiga de los músculos de la espalda.