El embarazo ectópico, también conocido como embarazo extrauterino, ocurre cuando el óvulo fetal se ubica fuera de la cavidad uterina. El embarazo se puede localizar en la trompa de Falopio, el ovario, peritoneo, cuello del útero o entre los ligamentos. Es importante señalar que esta condición es grave y requiere la provisión de atención médica de emergencia.

Qué es un embarazo ectópico

La “ectopia” implica un desplazamiento no natural de un órgano dentro del organismo. Así, podemos señalar que un embarazo es ectópico cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero. La mayoría de los embarazos ectópicos se producen en la trompa de Falopio, aunque no es el único caso.

En otros casos de embarazos extrauterinos, los embriones también se pueden implantar en los ovarios, cavidad abdominal o cuello uterino. Ninguno de estos órganos proporcionará al huevo fecundado la cantidad necesaria de espacio y nutrientes para un desarrollo adecuado. Como resultado, el feto puede romper el órgano en el que se desarrolla. Por lo tanto, este evento estará acompañado de sangrado abundante que puede amenazar la vida de la madre del feto.

Causas del embarazo ectópico

Causas del embarazo ectópico

Embarazo ectópico

Existen diversos motivos por los cuales se puede dar una localización anormal del embarazo. Enfermedades como aquellas que causan deterioro del transporte del óvulo fetal y la patología de la implantación del óvulo fetal. En particular, los procesos causados ​​por trastornos funcionales o anatómicos de los órganos genitales internos pueden causar tales anomalías.

Además, la localización ectópica del embarazo puede deberse a la patología existente en el óvulo fetal.

Factores que contribuyen al desarrollo del embarazo extrauterino

  • Uso de medicamentos hormonales con fines terapéuticos y anticonceptivos como los conocidos agentes estrogénicos, progestágenos sintéticos, etc. Estimulación de la ovulación, embarazos previos, infertilidad, embarazo ectópico en la anamnesis, infantilismo o diferentes patologías endocrinas.
  • La presencia de enfermedades inflamatorias de las trompas de Falopio y otros órganos genitales de diversas etiologías. Tumores en los genitales, malformaciones de los órganos reproductores, abortos, intervenciones intrauterinas como sondeo, curaciones terapéuticas y diagnóstico del útero.
  • Uso de anticonceptivos intrauterinos, intervenciones quirúrgicas previas sobre órganos pélvicos y la cavidad abdominal.

Causas del embarazo ectópico

Síntomas y signos del embarazo ectópico

El embarazo extrauterino representa aproximadamente el 2% de todos los embarazos. Por lo tanto, cualquier mujer podría padecer este problema, sobre todo si tenemos en cuenta que desconocemos las causas exactas. ¿Cuáles son los signos y síntomas de un embarazo ectópico y en qué tiempo puede ser reconocido?

Entre los síntomas del embarazo ectópico se encuentran los siguientes:

  • Retraso en la menstruación
  • Dolor en el abdomen de tirón a agudo
  • Debilidad, mareos y desmayo.
  • Manchas de sangre en el tracto genital

Si una mujer presenta estos síntomas, debe ver a un médico tan pronto como sea posible. El ginecólogo realizará ultrasonido para determinar si hay un óvulo fetal fuera del útero. Con la ecografía abdominal, se puede encontrar un óvulo fetal en el útero a las 6-7 semanas de gestación. Pero, si usamos la ecografía vaginal podemos detectar en un período de 4,5 a 5 semanas de embarazo.

Además, el ginecólogo prescribirá un análisis de sangre para la hCG (Gonadotropina coriónica humana) una hormona liberada durante el embarazo. Por lo general, con el embarazo ectópico, los índices de esta hormona son más pequeños que en el embarazo uterino.

Diagnóstico del embarazo ectópico

Este tipo de embarazo es muy difícil de determinar sin la asistencia de un ginecólogo. Sobre todo, porque presenta los mismos primeros síntomas de un embarazo normal. Sin embargo, la presencia de dolor puede ser el primer signo de alerta. Además, la pérdida de sangre, provocada por un órgano roto, puede provocar una presión arterial baja, mareos y desmayos. En algunos casos, viene acompañado de dolor en la parte baja de la espalda, en la pelvis y el abdomen.

Como diagnóstico inicial, a menudo se usa un análisis de sangre cuantitativo para detectar la presencia de gonadotropina coriónica humana. Si el nivel de esta hormona en la sangre es mayor al normal, entonces podría tratarse de un embarazo ectópico. El análisis de sangre también se acompaña a menudo de un análisis de ultrasonido. Este examen ayuda a determinar la presencia de un feto en desarrollo en el útero.

Además, se utiliza otra prueba, llamada culdocentesis, la cual sirve para determinar la presencia de sangrado interno. Cuando se realiza esta prueba, se inserta una aguja en la parte superior de la vagina, detrás del útero. Si hay sangre en esta área, generalmente es causada por la ruptura de un órgano en un embarazo extrauterino.

Tratamientos del embarazo ectópico

Los tipos de tratamiento en relación con este tipo de embarazo varían dependiendo de la ubicación y el tamaño. En una etapa temprana del embarazo, se puede realizar un tratamiento farmacológico para disolver el óvulo fecundado. Sin embargo, a medida que avanza el embarazo, podría ser necesario usar laparoscopia o cirugía para deshacerse del feto.

Tratamiento farmacológico

En la mayoría de los casos, se utiliza el metotrexato para terminar este embarazo irregular.  El metotrexato, un antagonista del ácido fólico, interrumpe la síntesis de ADN bloqueando la dihidrofolato reductasa. Para interrumpir el embarazo ectópico, el fármaco se administra en pequeñas dosis que no causan efectos secundarios graves.

Otros medicamentos que se utilizan con menor frecuencia son:

  • Cloruro de potasio
  • Solución de glucosa hipertónica
  • Preparaciones de prostaglandinas
  • Mifepristone y misoprostol.

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico sigue siendo el método más común para tratar un embarazo ectópico. La paciente debe ser operada inmediatamente después del diagnóstico de la alteración del embarazo. La operación depende de la localización del huevo fecundado y muchos otros parámetros que deben tomarse en cuenta. Además de la intervención, se trabaja para reparar el daño hemorrágico. El tratamiento quirúrgico del embarazo extrauterino puede realizarse mediante la técnica laparoscópica o mediante el absceso abdominal. Cualquiera que sea el método de tratamiento quirúrgico, se llevan a cabo operaciones tanto radicales como conservadoras.