Durante todo el embarazo, es necesario realizar un conjunto de pruebas médicas rutinarias, con el objetivo de verificar que la futura madre y el feto se encuentran en perfecto estado, y de esta manera prevenir o corregir a tiempo cualquier trastorno que pueda comprometer la viabilidad del parto.

3 exámenes necesarios durante el embarazoEl control prenatal es fundamental,ya que reduce las complicaciones del embarazo y los riesgos de que se presenten abortos o partos prematuros. Además, permite detectar trastornos de salud en la madre, que se pueden corregir o controlar antes de que se agraven o afecten el normal desarrollo del feto.

La mayoría de las pruebas que se realizarán durante el embarazo son sencillas, como los análisis de sangre o las ecografías. Sin embargo, existen otras pruebas que si son más delicadas e invasivas, como la biopsia corial o la amniocentesis, que se realizan sólo en determinados casos, y siempre y cuando el especialista considere la pertinencia de las mismas.

A continuación te explicamos detenidamente 3 exámenes necesarios durante el embarazo:

Análisis de sangre:

A través de la sangre se obtiene información sobre todo lo que acontece dentro del organismo y, en el caso de un embarazo, también permite saber acerca del estado del feto, el cual se encuentra conectado a su madre mediante el cordón umbilical, y comparte con ella el metabolismo de nutrientes y deshechos.  Para efectuar un análisis de sangre,  se realiza una extracción de este fluido,pulsando una vena, normalmente,  del antebrazo, con una jeringuilla. La sangre extraída se coloca en tubos de laboratorio y se analiza inmediatamente, o se conserva hasta que se pueda realizar la prueba en el laboratorio. Por lo general, los análisis de sangre se realizan por la mañana, al poco rato de levantarse y en ayunas, para evitar cualquier alteración metabólica del azúcar, las grasas y otros.

Análisis de sangreLa analítica sanguínea permite verificar varios elementos que resultan de gran importancia para conocer el estado del bebé y su adecuado desarrollo. Además, ofrece información sobre la salud general de la madre, haciendo posible detectar diabetes,anemias, exceso de colesterol, niveles de hormonas, estado inmunológico, etc.

Es necesario realizar por lo menos dos análisis de sangre durante el embarazo: uno en la primera visita al ginecólogo (primer trimestre), y otro,para los últimos meses del embarazo, (tercer trimestre). Para examinar algunos valores por separado como la glucosa y la hemoglobina, no es necesario realizar una analítica completa, incluso, existen dispositivos que permiten tomar muestras con una pequeña punción en la yema del dedo.

En el primer trimestre, la prueba de sangre también se aprovecha para descartar enfermedades infecciosas que pueda sufrir o haya sufrido la madre, por ejemplo,  hepatitis víricas, SIDA y ETS, como la sífilis; también se estudia si la madre tuvo o no toxoplasmosis y rubeola.

Análisis de orina:

La orina aporta datos sobre los riñones y acerca de las sustancias que son metabolizadas por el organismo, por lo que, cualquier alteración o aparición de sustancias nocivas se podrá detectar mediante un análisis de orina. La orina de la madre suele obtenerse alapar que se realiza la extracción de sangre, temprano por la mañana y en ayunas, para evitar cualquier alteración alimentaria sobre el metabolismo.

Los análisis de orina suelen realizarse cada trimestre.  Resulta de especial importancia la detección de proteínas en la orina en el segundo trimestre, porque una cantidad elevada (proteinuria) puede obedecer a un incremento de la presión arterial que produzca un daño renal. La presencia simultánea de proteinuria e hipertensión arterial se conoce como preeclampsia y debe controlarse y vigilarse para evitar complicaciones durante el embarazo y el parto.

En el primer trimestre, no solo se analizan las sustancias en la orina, también se toman muestras para cultivocon la finalidad de detectar posibles gérmenes.  En caso de infección de las vías urinarias,losgérmenes podrían pasar hacia el útero a través de la vagina, por lo que debe valorarse su eliminación con antibióticos.

Ecografía:

La ecografía permite observar la parte interior del cuerpo humano. Su funcionamiento radica en los ultrasonidos, los cuales no resultan dañinos en lo absoluto para la madre o para el bebé, al contrario del TAC u otros rayos X, por lo que esta técnica puede ser utilizada sin problemas, las veces que el obstetralo considere necesario. Por esta razón, la ecografía se ha convertido en la exploración esencial para monitorear el buen desarrollo de un embarazo.

Un tipo especial de ecografía es la denominada ecografía doppler, la cual permite observar el flujo sanguíneo a través del corazón y los vasos sanguíneos del feto, la placenta y el cordón umbilical. Es muy importante comprobar que la sangre discurre con normalidad, ya que alteraciones en la circulación pueden alertar sobre futuros problemas que pudiesen surgir y hay que vigilar.

La ecografía se realiza en cada trimestre del embarazo, para controlar la cantidad de fetos dentro del útero, la formación adecuada de los órganos del bebé, su crecimiento y desarrollo, la implantación de la placenta, etc. Además, es rutina la ecografía antes del parto para corroborar que todo marcha bien, y también en situaciones de urgencia.

Para realizar la prueba se aplica un gel sobre la piel el cual permite el desplazamiento suave del ecógrafo sobre la barriga de la embarazada.

 

Artículos Relacionados

Deja su comentario o duda